Consejos para cuidar tus prendas de lana

Existe el constante debate sobre qué es mejor, si es verano o el invierno, si se prefiere el calor o el frío, la verdad todas y todos pueden tener sus propias ideas y preferencias al respecto, lo que, si debe ser algo a considerar, es que se deben cuidar las prendas delicadas de la forma adecuada para que esta pueda perdurar en el tiempo y apoyarte en las actividades y situaciones que desees


En esta oportunidad, haciendo alusión a la época en que nos encontramos te brindaremos consejos para que puedas cuidar de tus prendas de lana favoritas y puedas lucirlas como si estuvieran nuevas. Toma un lápiz y papel que ya comenzamos con los mejores consejos para cuidar tus prendas de lana.

  1. Lava a mano:
    Las prendas confeccionadas a partir de lana son mucho más delicadas que las creadas a partir de otro tipo de fibras, por esta razón, es que se deben lavar a mano preferentemente, de esta manera se lograras mantener su calidad.
  2. Seca la prenda sin retorcerla:
    Las prendas de lana suelen estirarse cuando se estiran al secarse, lo que hace que pierdan su forma y estructura, para que esto no te suceda te aconsejamos evitar los percheros o cualquier método similar.
  3. Guardar tus prendas dobladas:
    Mantener tus chalecos doblados en un cajón o repisa especial evitara que por algún motivo estas se puedan enganchar con percheros, llenarse de polvos o pelusas.
  4. Elimina las pelusas:
    Es verdad que llega el momento en que nuestras prendas se llenan de pelusas, quizás por el tipo de lana, el tiempo que tienen o incluso puede que antes no tenías conocimiento de estos tips, en ese caso se recomienda eliminar las pelusas con maquinas especiales que no dañaran el material, en caso de no poseer este tipo de implemento puedes hacer uso de esponja de lava losa por la parte más dura, también puedes hacer uso de navas (en este caso siempre se recomienda que sea un adulto quién lo haga) incluso puedes hacer uso de cinta adhesiva.
  5. Cuida el mantenimiento:
    Las prendas de lana se utilizan mayormente durante las estaciones de otoño e invierno, ya que, son perfectas para combatir el frío, contrario a lo que se vive en estaciones como la primavera y el verano. Es aconsejable que en estas últimas puedas realizar un aseo contante de tus chalecos, ya que, pueden humedecerse, llenarse de polvo e incluso en casos más extremos este tipo de fibras pueden atraer polillas las que arruinarían por completo tu ropa.

Te invitamos ahora a conocer los hermosos productos 100% naturales, confeccionados por nuestras emprendedoras.